0 0

Via del Rin: Descubre el valle del Rin en bici!

¡Alquila una bici en Ginebra!

¿Alguna vez has pensado en pedalear desde Suiza al sur de Francia? Bueno, parece que hay una ruta ciclista que sigue el Rín, desde el lago Ginebra hasta el mediterráneo, llamada la Vía del Rín. Los 815km parecerán muy cortos ya que los paisajes por los que pasarás son extremadamente diversos. Desde las montañas suizas a los campos de lavanda y otros escenarios de Provenza, la rango de paisajes es muy amplio. Voy a separar la ruta en cuatro secciones para hacerlo más sencillo. ¡Monta en tu bici y pedalea en Francia!

Antes de empezar, te invito a que eches un ojo a página oficial de la ruta, para un itinerario más detallado. Deberías saber que la ruta no está terminada por completo, así que quizá tengas que tomar algunos tramos alternativos.  Todo suele estar en la web y actualizado día a día.

Lago Ginebra – Lyon (322km)

Empezando por el norte, dejamos el lago Ginebra. Debes pensar que salimos de Ginebra pero no, empezamos en Saint Gingolf, justo en el borde entre Francia y Suiza, a unos 60km al norte de Ginebra. Desde allí hasta Evian les Bains, la ruta es recomendada para ciclistas expertos, debido al camino lleno de colinas. Las vistas de las montañas y el lago te dejarán sin palabras. Desde Evian puedes continuara Genova, donde deberías parar para echar un ojo a los pequeños pueblos en el camino. Por supuesto, Genova es de visita obligatoria, y sentarte al borde del río y disfrutar del aire fresco y la atmósfera.

Desde Ginebra, pedalearás a través de montañas siguiendo el Rin mientras descubres todos los secretos del camino. No voy a mencionar cada pueblo por el que pasarás pero confía en mi, vale la pena hacer paradas. Notarás  un ligero cambio en el paisaje a más que acerques al sur, las montañas hacen espacio para valles verdes hasta que llegues al gran cañón de Lyon y sus alrededores. Allí, dirígete a la ciudad, disfruta del paisaje urbano, siguiendo el Rin. Por supuesto, deberías quedarte un par de días en Lyon y descubrir todo lo que puede ofrecer: desde su comida excepcional a su historia y cultura, no te aburrirás. No te olvides de la catedral de Fourviere, las vistas desde arriba son impresionantes.

Lyon – Valence (127km)

Empezando desde allí, entrarás a la “zona de vinos”. Siguiendo el camino, te encontrarás rodeado de viñedos, la mayoría de ellos producen varias marcas famosas de vinos como Cote-Rotie o Condrieu (cerca de Viena) y Cornas y Saint Peray (Alrededores de Valence). Entre esos dos, puedes encontrar los pueblos de Tain l’Hermitage y Tournon-sur-Rin, donde te recomiendo hacer una parada. Allí, no solo tienes vinos deliciosos (Saint Joseph en el lado oeste del Rin, y Croze-Hermitage, y Hermitage en el lado este), pero también chocolate exquisito. Vamos a ello, has pedaleado mucho, mereces un premio. Reconocida internacionalmente Valrhona chocolate tiene su propio museo en el Train l’Hermitage, donde puedes descubrir cada paso de su creación y también probar sus diferentes tipos de chocolate. No quiero arruinarte la sorpresa, échale un ojo por ti mismo si puedes. Aparte del vino y el chocolate, hay aún bastante que ver en la zona: zonas históricas, actividades divertidas para toda la familia, etc.

De camino a Valence, la Vía del Rin pasa junto al río, a casi el mismo nivel, lo cual hace tu viaje más ameno y especial. Valence es una ciudad grande en el condado de Drome, con lugares de mucho encanto y significado histórico.

Valence – Aviñón (164km)

Desde Valence podrás pedalear en ambos lados del río, yendo desde Drome a Ardeche. Pasarás por varios pueblos medievales, los cuales debes visitar. Para nombrar unos cuantos: Bourg Saint Andeol y Pont Saint Espirit son pueblos muy pintorescos. Deberíamos tomar un minuto para apreciar que tan típicos son esos nombres franceses. Lento pero seguro, llegarás a Provenza, con sus interminables campos de lavanda y cigarras cantando (puedes ver sobre Provenza en este artículo). Los senderos y carreteras te dejaran disfrutar de la zona.

Es importante mencionar que por ahora, la ruta de Lapalud a Aviñón aún no está terminada. ¡Pero puedes tomar un tren y continuar desde Aviñón!  Realmente, entonces tienes dos opciones: puedes ir al suroeste, a Séte o al sur, dirección Port Saint Louis du Rhone, a 70km de Marsella.

bridge

Pont d’Avignon

Aviñón – Sète (166km)

Una vez más, esta sección de la Vía del Rin no esta completamente finalizada, pero aún puedes disfrutar de pedalear en los alrededores de Camargue, con las vistas de los pantanos, estanques y árboles. Si tienes suerte podrás ver alguna de las especies protegidas de la zona. Desde pájaros a plantas, la flora y fauna son únicas aquí. Aigues-Mortes es de visita obligatoria en tu camino al sur. La ciudad está rodeada de cuatro murallas que le dan un toque medieval a la ciudad hasta hoy. Es muy turística durante el verano pero vale la pena. Los numerosos bares y restaurants tiene todo lo que necesitas, bebe bastante ya que en verano el calor es intenso. Desde los miradores tendrás vistas increíbles de la ciudad y sus calles. A un lado la ciudad y al otro el paisaje típico Camargués.

Desde Aigues mortes, la ruta sigue la costa. Pasarás por muchos destinos populares de verano como Le Grau Du Roi, La Grande Motte o Palavas les Flots. Tú puedes hacer una parada y darte un chapuzón en el océano. ¡Sería un error no recomendarte un helado o unos churros que son típicos de la zona mientras descansas en la zona!

Aviñón – Port-St-Louis-du-Rhône (108km)

Primero tendrás que pedalear a Beaucaire, será lo mismo si intentas ir a Sete, pero entonces tendrás que ir a Arles (desafortunadamente, esta etapa no esta finalizada aún). La Commune (francés para municipio), para sorpresa esta es enorme y es la más antigua de Francia. Su historia se remonta a 2.500 en el pasado, aún en periodo romano. Aún hoy es posible visitar el anfiteatro, clasificado por la UNESCO como patrimonio humano. Allí hay muchos más lugares clasificados a través de la ciudad, recomiendo que visites estos lugares con tiempo y tranquilidad para apreciar cada detalle. A parte de los lugares históricos, Arles es una ciudad de mucho encanto, organizando muchos festivales durante todo el año, y donde puede descubrir la región de Camargue de la mejor forma posible. Desde allí puedes ir al sur al delta del Rin, donde el río se encuentra finalmente con el mediterráneo.

Llegar al mediterráneo significa que es el final de nuestro viaje. Por supuesto, es comprensible que solo puedas hacer un tramo, sobre una semana o dos, y toma tu tiempo para parar en cualquiera de los pueblos que capture tu curiosidad. Personalmente creo que esta es una buena forma de explorar el valle del Rin, y disfrutar de todo lo que puede ofrecer. El mejor consejo que te puedo dar es que empieces a hacer planes: toma tu tiempo. Nunca sabes que encontrarás por el camino: paradas improvisadas son lo mejor. ¡Deja que tu corazón te guíe y explora!

¡Ahora  estas listo para partir a uno de los mejores viajes de tu vida! Empaca tus bolsos, infla tus llantas y pilla algo de comer: es hora de ir de viaje, encuentra aventura!

 Si te ha gustado este artículo y decides descubrir el Valle del Rin en bici, no dudes en compartir tus experiencias con nosotros por email  a info@bimbimbikes.com o en redes sociales, etiquétanos con #bimbimbikesadventures. No encanta saber por dónde vas y qué has explorado últimamente.

candice

Escrito por Candice

¡Alquila una bici en Aviñón!

Spread the love
0 0